RICARDO HERNÁNDEZ ORTEGA

-

APUNTES PERSONALES SOBRE LA ESCULTURA

-

-

-

Un artista puede llevarse horas y horas disertando sobre su percepción del mundo del Arte. Lo que le motiva, lo que le impulsa a trabajar, sus luces y sombras, en definitiva, sobre la necesidad de crear.

-

El Camino Artístico es una elección que muchas personas se plantearán en distintos momentos de su vida, recorrerlo acarrea grandes sacrificios, aporta grandes alegrías y también implica un compromiso que todos no pueden cumplir pues tarde o temprano se abandona.

-

El periodo de creación nos permite acercarnos a nuestros mas antiguos ancestros, hay una carga de responsabilidad en saberse herederos de antiguos artistas que entregaron su vida a la pintura, a la talla, al dibujo y de alguna manera eso nos conecta con ellos. Cuando los estudiamos aprendemos, no solamente de sus técnicas, sino sobre su voluntad y nos asombra cómo podían hacer esas maravillas con unos medios técnicos que hoy en día se nos antojan primitivos, pues con toda la tecnología de que disponemos no somos capaces de emularlos.

-

Mi paso por el mundo artístico fue fortuito. Dibujaba bien desde el colegio, no tuve bachillerato artístico y las matemáticas y yo no nos llevábamos bien. Decidí estudiar una carrera por aquello de tener una licenciatura, pero lo que me motivaba era el dibujo de comics. Fue cursando estudios de Bellas Artes, allá por los años 90, cuando en un verano de 1992 me dio por realizar una escultura a tamaño real de un personaje inventado por mi.

-

Su desarrollo; modelado, vaciado y positivado en resina me capturaron por completo y abandoné de golpe mi interés por el mundo del diseño y los comics, eligiendo como especialidad de la carrera la disciplina de escultura. Realmente en el estudio de una carrera como Bellas Artes no te da tiempo a asimilar todas las disciplinas que te imparten, de hecho muchas como la talla de madera o de piedra se limitan a recibirlas duran un curso académico y difícilmente se adquiere maestría pues la experimentación es clave en el desarrollo artístico.

-

-

El 90 % de las personas que estudian la carrera artística no siguen un Camino Artístico pues en realidad este tipo de estudios está encaminado a la docencia. En mi caso particular decidí no prepararme para ser docente y me centré los siguientes años de mi salida de la facultad a trabajar sin descanso desarrollando tanto procedimientos escultóricos como en nuevas técnicas basadas en nuevos materiales.

-

El Camino Artístico me ha dado muy buenos frutos, he podido estar incluido en proyectos profesionales con empresas punteras en su sector, trabajado como ilustrador, escultor, dirección de arte, desarrollo de escenografías, atrezos... me han dotado de una experiencia fuera de lo común y aunque a veces he pensado dejar todo esto y buscarme un trabajo normal con poco desgaste mental, todo lo vivido, lo que puedo transmitir, el poder pensar en formas, pensar en colores, comprender las texturas, llegar a momentos de plena felicidad... cuando pienso en si ha merecido la pena todo este esfuerzo a la mente me viene la frase de un famoso replicante: “ Todos esos momentos se perderán en el Tiempo como lagrimas en la lluvia”.